Desarrollo inmobiliario

El desarrollo inmobiliario es una actividad que, aunque implica un nivel de riesgo, no deja de ser lucrativa y muy atractiva tanto para inversionistas experimentados como para noveles que quieren asegurar o aumentar su patrimonio.

En M33 Inversiones nos ocupamos de que nuestros clientes encuentren una oportunidad de negocio rentable y con el menor riesgo posible. Nuestros expertos se harán cargo de encontrar las mejores opciones inmobiliarias y de ofrecer asesoría durante cada paso del proceso.

Nuestro objetivo es que todas las partes involucradas en cada negociación ganen con propiedades a un precio razonable para el vendedor y rentable para el comprador.

¿Qué es un desarrollo inmobiliario?

El desarrollo inmobiliario es la actividad económica en la que se conjugan diferentes participantes con el fin de crear un bien raíz o propiedad que satisfaga una necesidad específica de infraestructura.

Esta necesidad puede variar desde una casa personalizada hasta un conjunto residencial, un centro médico o un complejo educativo. Si el negocio involucra un lote de tierra y al menos una edificación, allí hay desarrollo inmobiliario.

Por esta razón este campo siempre tendrá infinitas oportunidades para inversionistas, tanto pequeños como grandes.

La oportunidad de la inversión en bienes raíces

El mercado inmobiliario es impredecible y, en el sentido positivo de la expresión, podemos decir que en cualquier momento puede aparecer una buena oportunidad.

Solo un desarrollador con buen olfato para detectar estas oportunidades será capaz de poner ante sus clientes un negocio con altas probabilidades de éxito y buen retorno de inversión.

El retorno de la inversión

El retorno de inversión o ROI es el porcentaje de dinero que te queda como resultado de tu inversión. Así, si un bien te ha costado 2.000 dólares y luego lo vendes por 2.700, tu ganancia neta es de 700 dólares.

Aplicando la regla de tres ((700 x 100)/2.000)=35, en este caso tu retorno de inversión es de un 35%. Las inversiones con un retorno de inversión más alto son, obviamente, las más atractivas.

Errores comunes a la hora de invertir en bienes raíces

Los inversores principiantes suelen cometer una serie de errores que muy bien se podrían evitar. Los más comunes son:

FALTA DE INVESTIGACIÓN

Esto puede ser catastrófico porque lo más probable es que se compre una propiedad que después no se pueda vender.

Invertir en zonas poco atractivas o peligrosas sin saberlo es un error que se paga caro. Hay que investigar el vecindario, recorrerlo, averiguar cómo son sus habitantes, revisar el índice delictivo de la zona y el estatus socioeconómico de los vecinos.

SUBESTIMAR LOS COSTES DE MANTENIMIENTO

Una propiedad muy barata puede parecer una oportunidad de oro. Eso no es del todo cierto, las reparaciones pueden ser tan caras que al final no podrás venderla a un precio razonable.

No compres hasta que no sepas exactamente cuánto te puede costar reparar o remodelar una propiedad. En especial si tiene daños estructurales o requiere de obras de gran envergadura.

Lo mismo ocurre con los impuestos, el seguro y el condominio. Estos gastos deben estar incluidos en tu presupuesto o al menos tener un plan para generar una renta que los cubra.

    DEJAR TODO EN MANOS DE PROFESIONALES

    No todo lo hay que hacerle al inmueble tiene que estar hecho por profesionales, eso a la larga sale muy caro. Si puedes encargarte personalmente de tareas como la limpieza, arreglo del jardín, pintura y arreglos menores, ahorrarás mucho dinero.

    HACER REFORMAS SIN PERMISO

    Tramitar permisos para remodelar es tedioso pero necesario. No solo se debe obtener autorización del ayuntamiento. Si el conjunto residencial tiene normas para estos trabajos, lo mejor es conocerlas y respetarlas.

    Ignorar las reglas y trabajar sin permiso puede traer como consecuencia el pago de multas elevadas, incluso la paralización temporal o definitiva de la obra.

    Ventajas y desventajas

    Como todo negocio, la inversión en bienes raíces tiene ventajas y aspectos poco atractivos que vale la pena evaluar antes de involucrarse en ella.

    Ventajas

    Z

    Ventajas fiscales

    En especial cuando se trata de edificaciones destinadas a la vivienda. Los impuestos tendrán deducción por concepto de crédito fiscal al adquirir la primera vivienda o cuando inviertes en restauración de edificios históricos. La depreciación se contabiliza como un gasto, por lo tanto, deducible del impuesto.

    Z

    Estabilidad en el mercado

    Aún en tiempos de recesión, el mercado inmobiliario es el que menos sufre los altibajos que se presentan en la economía. Así que mientras la bolsa se desploma y muchos pierden dinero, tus propiedades conservan su valor.

    Z

    Decisiones más calmadas

    Los plazos para concretar un negocio por una propiedad suelen ser más prolongados que los que se necesitan para cualquier otra inversión. Esto permite tomarse el tiempo suficiente para investigar, comparar y hacer los trámites correspondientes.

    Si durante el período de gestiones se detecta alguna anomalía, es posible retractarse sin mayores pérdidas que el tiempo y lo que se haya gastado en papeleo.

    Z

    Flujo de caja

    Esto es sencillamente la circulación del dinero que te producirá esa inversión. Si alquilas la propiedad, ese dinero puede cubrir los gastos de mantenimiento, impuestos, cuota de la hipoteca y dejarte un excedente como ganancia.

    Z

    Financiación

    Las entidades financieras suelen prestar más dinero a los proyectos que tengan que ver con bienes raíces que para cualquier otro sector, evidentemente por el bajo riesgo que representan. Visto de esta manera, solo necesitas un porcentaje de la cantidad total (aproximadamente el 30%) de tus propios fondos y el resto lo aporta el banco.

    Desventajas

    Hay ciertas cosas que es necesario considerar antes de asumir un proyecto financiero de este tipo. Más que desventajas, son factores que no pueden desestimarse cuando se invierte en el mercado inmobiliario.

    r

    Coste de oportunidad

    A menos que cuentes con una fortuna ilimitada, una aventura de este tipo requiere que hagas sacrificios. Tal vez no podrás viajar en un tiempo, adquirir cosas o emprender otros negocios. El coste de oportunidad implica que para obtener una cosa debes renunciar a otras.

    r

    Falta de liquidez

    Si inviertes en una propiedad sabes que no podrás disponer de esa gran suma de dinero hasta que no consigas venderla o al menos alquilarla.

    r

    Coyunturas

    Aunque el sector inmobiliario es relativamente estable, no está exento de ser afectado negativamente por diversas circunstancias.
    Las regulaciones impuestas por el Estado al sector inmobiliario suelen ser las principales causas de incertidumbre. También afectan los cambios en la regulación de la normativa bancaria sobre créditos hipotecarios.
    Es importante saber que si se tienen propiedades en alquiler, lo más probable es que los inquilinos incurran en impago si llegara a estallar una crisis económica.

    r

    Mantenimiento y reparaciones

    Este es un aspecto que muchos pasan por alto y luego tienen problemas para sobrellevarlo. Toda propiedad implica gastos como impuestos, seguros, mantenimiento y condominio que deben ser cubiertos. Tienes que tener un plan para que resulte rentable o tendrás que venderla antes de lo previsto.

    Zonas en las que trabajamos

    M33 Inversiones trabaja en todo México. La dinámica económica del país nos ha permitido desarrollar el negocio en casi todas partes. Donde hay una oportunidad, allí estaremos para aprovecharla.

    Actualmente hemos tenido un mayor crecimiento en el estado de Yucatán, especialmente en Mérida, una de las ciudades más habitables de México.

    El pujante desarrollo urbanístico que ha venido experimentando esta localidad, impulsado por el gran potencial económico que tiene ha atraído a numerosas familias y empresas que buscan establecerse en la península.